SEMΛNΛ ★ SΛNTΛ

La maleta perfecta de Semana Santa en cuatro pasos:

Con la llegada de la gran escapada de Semana Santa, son muchos los que deben pasar por el incómodo momento de hacer la maleta, una tarea ardua que requiere su técnica. Aunque distintos estudios han asegurado que el hombre es más eficiente que la mujer para este menester, le damos las claves para un equipaje masculino ‘exprés’ versátil, cómodo y con estilo.

La maleta perfecta existe, no es un mito. Estas vacaciones, que sirven para abrir boca de cara al verano, son las más complicadas en cuanto a equipaje se refiere, ya que el tiempo variable propio de estas fechas hace que la tarea requiera un estudio meditado.

Para evitar que una mala bolsa de viaje arruine sus vacaciones, les damos, los trucos necesarios que garantizarán una maleta con las prendas y dimensiones adecuadas.

maleta

La lista

Hay quienes rehuyen este proceso, pero una lista meditada ayudará a saber qué se necesita realmente. Cuando ya se esté manos a la obra, lo mejor es ir tachando a medida que se van guardando elementos. De esta forma, uno se asegura de que no se olvida nada. A partir de ahí, hacer la maleta no debería suponer nunca más un quebradero de cabeza.

¿Qué llevar?

El tiempo en Semana Santa y jugar a la ruleta de la fortuna tienen una semejanza: la suerte. Todo puede pasar. Es cierto que, por la época del año, existe una gran probabilidad de lluvia. Por eso, aunque dependiendo del destino, es aconsejable llevar consigo botas de agua, chubasqueros o gabardinas que protejan de los días más húmedos. Estas prendas se pueden convertir en el mejor aliado para construir ‘looks’ de vacaciones con un toque divertido y original.

vista-aerea-de-los-accesorios-del-hombre-articulos-de-viajeros-sobre-fondo-de-madera-concepto-de-viaje_1428-511

¿Qué básicos no pueden faltar nunca en el perfecto equipaje? Unos jeans, pantalones chinos, camisetas, polos, un par de zapatos cómodos y unas ‘sneakers’ para esas largas caminatas ya en el destino. Opte por prendas combinables que se puedan usar tanto de día como de noche, permitiendo lucir así diferentes ‘looks’.

Si añade una blazer azul marino, que imprime elegancia a cualquier ‘look’ casual y va con todo, una parka o cazadora, cuatro camisas, dos de vestir y dos informales, de cuadros o denim, estará completo.

Y si a todo ello le complementa unas gafas de sol, una mochila, un fulard y unos accesorios que den color a los ‘outfits’ para alcanzar ese toque sencillo pero elegante, el equipaje será de 10.

store-away-your-possessions-while-travelling

¿Cómo ahorrar espacio?

Colocar la ropa en la maleta puede resultar una tarea difícil si no hay una buena organización, incluso para profesionales del Tetrix. Es por ello que los expertos recomiendan llevar puestas durante el trayecto las prendas que más ocupen y sean más pesadas. De esta manera, además de ahorrar espacio, irá más ligero, pudiendo dejar sitio para otras cosas importantes.

Otro truco que será de mucha utilidad es doblar camisas, camisetas y pantalones y enrollarlas de forma cilíndrica. Las prendas se arrugarán menos y ocuparán la mitad de espacio. Y si se necesita aún más sitio, se puede meter la ropa interior, calcetines y medias dentro de los zapatos para aprovechar ese pequeño hueco adicional, e incluso guardar la ropa en bolsas al vacío para que, además de ocupar poco, lleguen sin ninguna arruga.

taxidi-me-styl_jexy2n

Dejar sitio para otras cosas

Además de ropa, medicinas, productos de belleza, etcétera, en vacaciones se necesita dejar hueco para otras cosas. Los recuerdos del destino o compras de última hora se suelen dejar para el final y, a la hora de hacer la maleta en la vuelta, uno puede encontrarse con problemas de exceso de peso, medidas o, simplemente, que no cierre. Por eso, se aconseja tener previsión y no llevar desde un inicio todo demasiado lleno para evitar quebraderos de cabeza innecesarios. Dejar al menos un 20% de espacio ayudará a no tener que dejar cosas en tierra.

Vía Expansión

Anuncios

EL TRΛJE ★ CLΛVES

Vamos a desgranar claves básicas par ayudarte a:

-Escoger un traje.

-Diferenciar las tres línes de confección de un traje.

-Conocer el traje de moda: el cruzado.

d2adf7186ffd1d4dff16e4b2f22711ee

★-Tutorial: Las cinco claves para escoger su traje-★

Tengamos el privilegio de acudir al sastre para hacernos un traje o prefiramos escogerlo ya terminado, hay cinco recomendaciones que pueden ayudarnos a conseguir el que buscamos y, sobre todo, el que más nos favorece.

1. Fisionomía

Estampado diplomático para los negocios

A todos no nos sienta igual un traje cruzado o uno de hechura entallada. Si somos de reducida estatura, no tenemos por qué renunciar al siempre más elegante traje cruzado, pero vigilemos la altura de las solapas y los largos de la chaqueta y el pantalón.

Si nos sobra algún kilo, un talle alto de pantalón o un estiloso chaleco con seguridad lo ocultará. Si somos de constitución atlética, las chaquetas desestructuradas, serán una opción a considerar seriamente. Si, por el contrario, tenemos una estructura delgada, un traje armado nos sentará mejor.

2. Colores

Por la mañana, colores claros.

Conviene optar por colores que convierten al rostro en el principal protagonista de nuestra foto. Si la mirada del interlocutor se dirige, antes que a él, a nuestra corbata o camisa, habremos errado en la elección de colores o diseños. Por ello, cuando vayamos a escoger el color del traje no nos dejemos llevar por preferencias sino por lo que color de tez y pelo nos aconsejen. Los rostros claros agradecen trajes de tonos suaves y los morenos, oscuros.

3. Estilo

De noche y actos formales, azul oscuro.

Por más recomendaciones que nos den para elegir un traje u otro, es nuestro estilo el que debe predominar frente a cualquier otra consideración. No nos disfracemos. Vistamos conforme a nuestra forma de ser y dejemos que sea nuestro traje el que hable de nosotros. ¿Somos más dandis o más serios? ¿Nos gusta dejar impronta o preferimos pasar desapercibidos? ¿Damos importancia a nuestro aspecto o estamos satisfechos vistiendo de manera similar a la calle? ¿Disfrutamos yendo al sastre y tocando los últimos tejidos de la temporada o un traje azul marino de una gran superficie cubre nuestras expectativas? Contestemos en un sentido u otro, la clave seguirá siendo ser fiel a nuestro estilo.

4. Cuándo se va a utilizar

Para el tiempo libre se puede arriesgar más.

Para los negocios, el estampado diplomático sigue siendo seguramente la mejor opción, para las mañanas los tonos claros, más si cabe en verano; la noche y los actos formales piden tonos oscuros como el azul marino. Si lo que buscamos es vestir nuestro traje durante el tiempo libre podremos arriesgar más en su corte y en el estampado de la tela. Sin embargo, si lo vamos a vestir en el día a día del trabajo, un corte clásico puede dar mayor juego.

 

 

 

5. Vuelve a pensar sobre la tela

Escoger una tela u otra debería ser algo más que elegir un color u otro. Las telas han evolucionado mucho en cuanto a composición y peso. Recuerde que, de decantarse por telas súper 150’s o superiores, los trajes tenderán a arrugarse, serán más delicados y necesitarán de una plancha experta. Si le gustan las telas poco pesadas, en torno a los 230 gramos, tenga en cuenta que la vida útil de su traje será menor que otro de 350 gramos. La cachemira, la vicuña y resto de telas de pelo, necesitan de un cuidado esmerado innecesario en las lanas merino más extendidas y comunes. Las sedas, así como los linos, son de una enorme belleza y frescura. No obstante, la facilidad con la que forman arrugas pudiera no gustar a todos.

Vía: Fuera de Serie.

★-Claves para diferenciar un traje Ready To Wear, uno Made To Measure y uno Bespoke-★

Existe cierta confusión sobre estas tres técnicas de confección. Le damos las claves para identificar qué implica cada una de ellas a la hora de adquirir un traje masculino.

Hoy se mezclan estos conceptos, quizás más que nunca, quizás intencionadamente, y tanto su significado como el traje resultante poco tienen que ver. El cliente de cualquiera de estas modalidades debe ser consciente de que no es el precio lo que diferencia un traje RTW (Ready to Wear), un MTM (Made to Measure) y uno Bespoke. Por el contrario, es el tipo de mano de obra empleada y la hechura de cada uno de ellas lo que da sentido a estas denominaciones. En un traje RTW, aquellos que se pueden adquirir en cualquier tienda y que responden a una talla concreta -50, 52, 54 etcétera-, la mano de obra es realizada en exclusiva por máquinas en una factoría. No hay mano de obra humana en el proceso, o si la hay es únicamente para facilitar a las máquinas su trabajo. La hechura viene dada por una talla determinada, talla en la que deberá entrar el cuerpo del cliente. En estos trajes a todo lo que se puede aspirar es a que nos cojan el bajo, nos entallen algo la chaqueta o nos corten el largo de las mangas; detalle este último peligroso pues el resultado podría ser poco estético al quedar entonces el primer botón de la manga muy próximo al comienzo de la misma. Por el contrario, de subirla por la costura del hombro los dibujos manga-cuerpo dejarían de coincidir.

langham0515-suit

En los trajes MTM, al cliente se le toman unas pocas medidas para saber qué patrón de los existentes se adapta más a su cuerpo. Decido esto, se le llama para hacerle una prueba, prueba en la que ya se ve la tela escogida en forma de traje. Todavía estará a tiempo para corregir pequeños detalles como largos o lo entallado de la chaqueta. En estos trajes se puede escoger entre infinitas opciones, desde el tipo de tela, el forro, el ancho de la solapa y de la vuelta del pantalón, número de bolsillos, color de hilo para los ojales y un largo etcétera. No obstante, estos trajes no son trajes artesanales pues la mano del hombre es bastante escasa. Cierto es que podrán aparecer los ojales cosidos a mano pero esto no es, ni mucho menos, suficiente como para referirnos a estos como trajes artesanales o hechos a medida. Este último concepto está sólo reservado a los trajes Bespoke.

En los Bespoke, además de poder escoger todos los detalles que ofrece el servicio MTM, normalmente se dispone de una variedad más amplia de tejidos y, sobre todo, se tiene acceso a un servicio a medida totalmente personalizado y, lo que es igual de importante, hecho en su totalidad por la mano humana. El traje no saldrá de una factoría de República Checa o de Portugal, como hoy ocurre en muchos trajes MTM, y se confeccionará sólo entre la sastrería donde se haya encargado y el taller con el que trabaje dicha sastrería. A diferencia del traje MTM donde una sola prueba es suficiente, en la sastrería artesanal se irá probando al cliente el traje según vaya avanzando la elaboración del mismo. La toma de medidas habrá sido muy minuciosa y todos las particularidades de nuestro cuerpo habrán sido tenidas en cuenta y se habrán reflejado en un patrón, patrón sobre el que se habrá cortado cada una de las partes del traje. No se trata de un patrón más o menos estándar que sirve para cuerpos parecidos como ocurre en la confección MTM. Será nuestro patrón y el de nadie más.

Aunque el sabor de un traje Bespoke tiene un romanticismo único, una hechura inmejorable y una mano de obra de calidad muy superior a las otras dos modalidades, ninguna de estas tres técnicas de confección es, a priori, mejor que otra. Hay trajes RTW con un estilo difícil de conseguir en la sastrería artesanal como también hay trajes MTM que, de tener un cuerpo estándar, permiten conseguir una hechura aceptable y acceder, por un menor precio, a detalles propios de la sastrería artesanal.

15035606310761

Vía: Fuera de Serie.

★-Las 10 claves del traje cruzado, la pieza más actual y moderna del ropero del hombre-★

the-flannel-suit-400x463¿Por qué ya no vestimos trajes cruzados? ¿Será porque a pesar de ser el más estiloso lo seguimos relacionando con la vestimenta clásica o pasada de moda? Pues bien, a todos aquellos que sigan pensando así, les digo que el traje cruzado es hoy la pieza más actual y moderna del ropero del hombre. Tenga en cuenta estos consejos a la hora de elegirlo. Basta con echar un vistazo a esa feria de los horrores y las maravillas, Pitti Uomo, para observar cómo los mejor vestidos lo hacen con trajes y chaquetas cruzadas. Tengamos en cuenta las siguientes claves y no nos equivocaremos en su elección:

1.Visite al sastre

La oferta de trajes cruzados de confección es muy escasa y difícilmente encontraremos el que nos gusta. De tener suerte, la probabilidad de que nos quede bien o nos convenzan, por ejemplo, su ancho de solapa, distribución de botones, altura de pico, etcétera serán escasas.

2. El estampado

Precisamente, de acudir al sastre, podremos escoger entre infinidad de tejidos y estampados. Pocas cosas hay más elegantes, y versátiles, que un buen traje azul marino cruzado. El estampado diplomático es siempre favorecedor, sobre todo en personas de contenida estatura o con algún kilo de más. Podemos atrevernos con dibujos como el Príncipe de Gales o el cuadro ventana.

3. Conozca su cuerpo

El traje cruzado queda particularmente elegante en personas altas y atléticas. Sin embargo, también los hombres bajos pueden disfrutarlo. Deberán jugar con el número de botones frontales y con la altura de los bolsillos e incluso de las solapas. El corte del traje cruzado y sus anchas solapas acentúan los hombros consiguiéndose una chaqueta cuya línea nos recuerda a la de una copa de Martini, ancha arriba y con una cintura muy marcada. Si tenemos unos kilos de más, este es también nuestro traje.

4. Tipos de chaqueta

6×2, 6×4, 4×2…, donde el primer número hace referencia al número total de botones y el segundo a los que se pueden abotonar. Tengamos en cuenta que a mayor número de botones menor será la parte que se vea de la camisa. Debido a ello, los amantes de la corbata de lazo encuentran en esta chaqueta un buen aliado. De ser de estatura normal o alta, mejor el corte 6×2 o 6×4, y de ser más bajo 4×2 o incluso 2×1. Un botón extra interior impedirá que la chaqueta baile.

5. Las solapas

Sólo pueden ser de pico. La única chaqueta cruzada que las admite redondeadas es la del esmoquin. En ambos lados aparecerá cosido un ojal.

6. Aberturas

Mejor dos a los lados. Además de por su aspecto estético, dichas aberturas se antojan necesarias para evitar que al sentarnos la chaqueta se vuelque o resulte incómodo permanecer con ella puesta. Nuevamente y precisamente porque se pensó para permanecer todo el tiempo de pie, la chaqueta cruzada del esmoquin no cuenta con dichas aberturas.

7. Siempre abotonada

Si bien, a excepción de los tres piezas, toda chaqueta debería estar siempre abotonada, en el caso de la cruzada es algo más que una obligación. Es cuestión de estética y elegancia.

8. El corte del pantalón

Fundamental que transmita imagen de equilibrio y proporción. Según sea la hechura de la chaqueta así debería ser la del pantalón. Es decir, si la chaqueta es holgada también debería serlo el pantalón y, si es entallada, asegurémonos de que el pantalón sigue su mismo estilo.

9. Con pinzas

Aunque cada vez se estilan más los pantalones de traje sin pinzas, el traje cruzado resulta más formal que el de hilera sencilla y, por tanto, una o dos pinzas resultan aconsejables.

10. Con vuelta

A pesar de que los más puristas británicos no estarán de acuerdo con esto, la vuelta aporta el estiloso broche final que reclama este conjunto.

A2-83230375.jpg

Vía: Fuera de Serie.

 

14647742284041

RM|★ INICIØ

BLΛCK TIE ★ WΛTCHES

10 CLΛSSIC PIECES|★

Para esos momentos donde queremos tener un toque de clase y distinción, el reloj que porta nuestra muñeca se convierte en una pieza clave. Mira la propueta de estos diez modelos etiqueta negra, y elige el que mejor representa tu estilo más sofisticado.

Rolex

Cellini Time watch, 39 mm, grey gold and alligator strap, automatic movement, €13,950.

cellini_time_or_gris___cadran_noir_jpg_4873_north_499x_white

Chaumet

Dandy watch, 38 mm, rose gold and alligator leather, mechanical movement with automatic winding,  €15,000.

chaumetw11889_27m___dandy_gm_38_jpg_5073_north_499x_white

Chopard

L.U.C XP  watch, white gold and alligator leather, mechanical movement with automatic winding, €13,400.

chopard161902_1001_01_d395_v01_jpg_8500_north_499x_white

Van Cleef and Arpels

Pierre Arpels watch, 42mm, platinum and alligator leather, mechanical movement with automatic winding, €28,500.

vcapierre_arpels_platine_42_mm___vcaro4hx00_595683_copie_jpg_9523_north_499x_white

Vacheron-Constentin

Patrimony watch, 40 mm, rose gold and alligator leather, mechanical movement with manual winding, €19,500.

vacheron81180_000r_9162_sdt_tr_725336_jpg_2729_north_499x_white

Jaquet Droz

Grande Seconde Décentrée watch, 43 mm, steel and alligator leather, automatic movement, €11,000.

jaquetdrozj006030270_grande_seconde_off_centered_onyx_jpg_8732_north_499x_white

Jaeger-LeCoultre

Reverso Classic Duoface watch, 47 mm, rose gold and alligator leather, mechanical movement with automatic winding, €21,600.

jaeger_lecoultre_reverso_classic_duo_back_jpg_8253_north_499x_white

Piaget

Altiplano watch, 38 mm, white gold and alligator leather, ultra-thin mechanical movement with automatic winding, €16,700.

piagetg0a29113_jpg_4703_north_499x_white

Cartier

Tank MC watch, 43,9 mm, steel and alligator leather, mechanical movement with automatic winding, €6,500.

cartier639596_png_scale_1000_high_copie_jpg_9331_north_499x_white

Patek Philippe

Calatrava watch, 39 mm, grey gold and alligator leather, mechanical movement with automatic winding, €31,480.

patek5227g_010_copie_jpg_4479_north_499x_white

Vía: Vogue Hommes

RM|★